Seguridad informática en redes, software y hardware

La seguridad informática es uno de los aspectos más importantes del uso de ordenadores y otros dispositivos electrónicos. No importa si formas parte de una empresa, si eres autónomo o si solamente empleas tus dispositivos de manera recreativa; evitar que alguien pueda robar tus datos y utilizar tu equipo sin permiso es algo fundamental para todo el mundo.

Debido a que existen literalmente miles de posibles amenazas que podrían afectar a tus equipos, y que se encuentran en constante evolución, la seguridad informática también debe hacer lo mismo. Se trata de una disciplina que se desarrolla día a día, y por eso puede ser complicado seguirle el ritmo a las últimas técnicas.

Sin embargo, la base de esta materia es bastante sencilla. Por lo general, si quieres asegurar que tus equipos estén protegidos contra amenazas, tendrás que centrarte en tres aspectos:

  • Seguridad de red.
  • Seguridad de hardware.
  • Seguridad de software.

En este artículo te explicamos en qué consiste cada una de ellas.

1- Seguridad de red

Esta rama de la seguridad informática está compuesta por todo tipo de actividades destinadas a asegurar la fiabilidad, facilidad de uso, integridad y confidencialidad de las redes informáticas que utilizamos y los datos que pasan a través de las mismas.

Con el auge de Internet, han aparecido todo tipo de amenazas para la integridad de nuestros ordenadores. Una seguridad de red que cumpla su cometido tiene que ser capaz de detectar y detener a tiempo una gran variedad de problemas, como pueden ser los siguientes:

  • Virus, troyanos, y gusanos.
  • Intentos por parte de hackers de controlar nuestro ordenador a distancia.
  • Robo de datos, como información de tarjetas o cuentas bancarias.
  • Suplantación de identidad, especialmente en las redes sociales.
  • Programas de publicidad no deseados (spam).

Debido a que las amenazas en la red son tan variadas, no existe una sola forma de protegernos de todas ellas a la vez. Por el contrario, para asegurar la máxima seguridad, es necesario contar con varias capas de protección. En el caso de que una fallase, las demás todavía deberían ser capaces de garantizar la seguridad de nuestra red.

Por lo general, la protección contra ataques de red se realiza por medio de software, es decir, de programas que instalamos en nuestro ordenador. Sin embargo, algunos componentes de hardware también pueden ser efectivos en este sentido. Algunas de las protecciones de red más comunes son las siguientes:

  • Antivirus, cortafuegos, y limpiadores de programas dañinos.
  • Uso de redes privadas virtuales (VPN), que permiten acceder a cualquier página de forma seguro.
  • Uso de navegadores encriptados, que hacen que nuestros datos no puedan ser rastreados de manera sencilla.
  • Sistemas de prevención de intrusiones (IPS), que nos ayudan a identificar problemas que se propagan rápidamente.

2- Seguridad de hardware

El segundo tipo de seguridad informática que debes conocer es el que tiene que ver con el hardware, es decir, la parte física de tu equipo. En general, este ámbito se relaciona con ciertos dispositivos que se pueden conectar a un ordenador para hacerlo más seguro.

De los tres tipos de seguridad que existen, es el que hace más difícil que un atacante pueda acceder a tu información; pero al requerir de elementos externos, también puede ser el más caro y el más difícil de instalar. Sin embargo, en el caso de que quieras conseguir una seguridad absoluta, no deja de ser una opción muy interesante.

Algunos de los dispositivos hardware más conocidos que pueden aumentar la seguridad de tus equipos informáticos son los firewalls de hardware y los servidores proxy. Otros, como los módulos de seguridad de hardware, son menos conocidos, pero pueden realizar algunas funciones muy útiles como encriptar los mensajes que mandes o servir para autenticar que la persona con la que te estás comunicando es realmente quien dice ser.

Por último, otra de las áreas de las que se encarga la seguridad de hardware es de detectar y examinar las vulnerabilidades que tiene cada equipo informático. Ningún dispositivo es perfecto; y por eso, esta rama de la ciberseguridad se encarga de mostrarnos la manera en la que podemos volverlos menos accesibles a cualquier tipo de ataque.

3- Seguridad de software

El último de los tipos de seguridad informática es el que se encarga de proteger contra ataques de hackers y demás riesgos comunes a nuestro software; es decir, a los programas y aplicaciones que instalamos en nuestros sistemas.

Muchos de los programas que añadimos a nuestros ordenadores guardan todo tipo de información relevante sobre nosotros. Por eso, impedir que cualquier persona pueda acceder a ellos y robarnos nuestros datos es un campo fundamental de la ciberseguridad. Sin embargo, se trata de uno de los más recientes y por tanto todavía se encuentra en pleno desarrollo.

Al desarrollar programas y aplicaciones, es prácticamente imposible hacerlo de manera perfecta. Por eso, muchas veces el software tiene una serie de vulnerabilidades que cualquier persona que desee atacar nuestros equipos puede explotar. Debido a ello, esta rama de la ciberseguridad se encarga de detectar y subsanar estos errores, así como de desarrollar alternativas más seguras que hayan sido diseñadas con las amenazas informáticas en mente desde el primer momento.

Conclusión

La ciberseguridad es un campo en constante desarrollo, y sus aplicaciones tienen una importancia fundamental en nuestras vidas. A pesar de poder dividir sus funciones en los tres campos de red, hardware y software, lo cierto es que estos tres ámbitos suelen trabajar a la vez para garantizar la máxima protección de nuestros datos y equipos.